24.1.11

.

No merecés que te nombre
no merecés ni una pizca
ni un átomo de mi dulzura
nada de lo que a mí me pertenece
ni mis ansias ni mis lágrimas
y sin embargo yo dejo
que lo que hacés me circunde
me rodee tu halo
pero no quiero seguir
bajo ese hechizo tan malo.
Sé que si vuelvo a caer
yo me lo hago a mí misma
si hasta me da pena creer
que no te voy a volver a ver.
Incluso a pesar de mi dolor
parece dolerme más
tener que erradicarte de mi vida
como a una mala plaga
que el hecho de que me hayas picado
como una araña maligna.
¿Cómo me duele más eso
que lo que me hiciste, Mandinga?
Es tan misterioso el amor
y las obsesiones del alma
que incluso si hoy estoy enojada
no pienso más que en mañana
y mil veces vivo la vida así
sin olvidarte y mandarte a la nada.
Por eso hoy pido mil fuerzas
un tiro de diez caballos
un motor fuerte en mi espíritu
una locura huracanada
para desmitificarte
desarmarte en mis fantasías
sacarte del trono en mi panza
mostrarme como sos en demasía
El que no me quiere y me ignora
El que me domina y me usa
El que no me escucha y se evade
Ese que me embauca y me "adora".
Te pido Dios mío, mi vida,
prepará jubón, blasón y armadura
armame hasta las herraduras
para que si banco su embate
resista mi propia negrura.



.

3 comentarios:

Gera dijo...

qué lindo nena!!! la creatividad te aflora otra vez!! vuelve a ti la luz.
always look on the bright side. :)

Silvia R dijo...

si, aunque de la mano del dolor. Ya te contaré de dónde sale esto... si querés mientras esté al pepe en el micro. :)

Silvia R dijo...

aunque claro, vos no estarás al pepe jajaja en fin