7.6.08

Viene de familia el problema "K" con el Campo.......

Proxeneta, usurero, confidente y «zángano de la colmena social»

Un historiador argentino reconstruye el turbio pasado del abuelo de Néstor Kirchner

JUAN I. IRIGARAY. Especial para EL MUNDO

BUENOS AIRES.- Al contrario del caso del abuelo del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que murió fusilado en la Guerra Civil española y se ha convertido en un símbolo de la defensa de la legalidad, la historia del abuelo del presidente argentino Néstor Kirchner juega últimamente en contra de su popularidad y le acarrea algunos quebraderos de cabeza.

Ayer salió a la luz que el suizo Karl Kirchner colaboró en 1920 con el Ejército argentino en la matanza de trabajadores en la Patagonia y fue prestamista en la ciudad de Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz, en la que Néstor Kirchner nació y llegó a ser alcalde y gobernador, antes de llegar a la Casa Rosada.

Esa historia negra del abuelo del presidente fue destapada por el historiador Osvaldo Bayer*, considerado un intelectual de prestigio en su país y Alemania, donde vive la mitad del año, por su labor de exhumar varios escándalos de corrupción y matanzas de jornaleros en La Pampa y en la inabarcable meseta del fin del mundo.

En 1974, Bayer publicó su obra de investigación La Patagonia rebelde revelando los fusilamientos de miles de peones rurales por el Ejército en 1920 y 1921, porque hacían huelgas revindicando mejores condiciones de trabajo. De aquel lamasacre se salvó de milagro el gallego Antonio Soto Canalejo, uno de los líderes de la protesta.

En base a aquella investigación se realizó la película homónima La Patagonia rebelde que fue prohibida por el entonces Gobierno de Juan Perón. Amenazado por la banda terrorista Triple A, en 1975, Bayer debió refugiarse en Berlín hasta el final de la dictadura militar en 1983.

«Karl Kirchner era el fotógrafo de los militares. Los acompañaba y sacaba las fotos de los obreros que eran detenidos ilegalmente y luego fusilados» detalló Bayer, y mostró a la revista Noticias los retratos de aquellas capturas, a cuyo pie el propio reportero escribía «los revoltosos» en referencia a los huelguistas.

Bayer también explicó que el abuelo de Kirchner facilitaba dinero a quien se lo pidiera en Río Gallegos a cambio de una devolución con suculento interés. «Tenía un restaurante con señoritas ¿Me entiende?», dijo el historiador para referirse en forma elegante al tipo de actividad a la que se dedicaba Kirchner abuelo y agregó: «Además era prestamista o usurero, como se decía en aquella época».En los panfletos que la Sociedad Obrera de Río Gallegos repartía por entonces puede leerse hoy que ese sindicato llamaba al boicot contra Karl Kirchner y otros cinco comerciantes de renombre en la ciudad, a todos los cuales acusaban en el lenguaje propio de la época de «explotadores» y «zánganos de la colmena social».

«Como mi padre también hablaba alemán se juntaban a charlar.Y un día el viejo Kirchner le pidió prestados 10.000 pesos (unos 24.000 euros de hoy en día). Era mucho dinero. Con eso se podía comprar una casa. Después nunca la devolvió por eso fue la persona que más odió mi padre», asegura Bayer. La publicación de este pasado hizo que tanto Kirchner como su esposa, Cristina Fernández, trataran de cambiar la opinión de Bayer. «El presidente me invitó a la Casa Rosada, me abrazó con fuerza y me dijo al oído: No era mi abuelo sino mi hermano. Y yo lo miré como diciéndole: Vamos a tu familia la conozco bien». «Y a ella le dije: el abuelo de tu marido era un atorrante (timador)».

La estela de estas anécdotas también salpicaron al propio presidente y su patrimonio. Muchos argentinos comentan, aunque no está documentado, que Kirchner trabajó en una financiera durante la dictadura militar y que se habría apropiado de las casas de los morosos. Hoy reconoce tener 22 propiedades y su hijo las administra.

-----------------------------------------

* Osvaldo Bayer nació en la provincia argentina de Santa Fe en 1927. De 1952 a 1956 estudió Historia en la Universidad de Hamburgo (Alemania), y de regreso a la Argentina, se dedicó al periodismo, la investigación de la historia argentina, y a escribir guiones cinematográficos. Trabajó en los diarios Noticias Gráficas, en el Esquel de la Patagonia, y en Diario Clarín, en donde también se desempeñó como secretario de redacción.

En 1958 fundó "La Chispa", al que él mismo denominó como "el primer periódico independiente de la Patagonia".

Un año después fue acusado de difundir información estratégica en un punto fronterizo, y es obligado por la Gendarmería a punta de pistola, a abandonar Esquel. Luego, de 1959 a 1962, fue secretario general del Sindicato de Prensa.

Durante el régimen de la presidenta María Estela Martínez de Perón, controlada por su ministro ultraderechista José López Rega, Bayer fue reiteradamente amenazado y perseguido debido al contenido de sus obras, principalmente por su libro "La Patagonia rebelde", lo cual motivó su exilio en Berlín desde 1975, y hasta la caída de la posterior dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional en 1983.

El 20 de abril de 2003 la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, le otorga el grado de Doctor Honoris Causa por su trayectoria en el campo de los derechos humanos, la literatura y el periodismo. El 7 de julio de 2004 es declarado Huésped de Honor por la Universidad Nacional del Litoral, en cuya conferencia de prensa declara:

Me da un poco de vergüenza decir que mi primer libro fue prohibido por Lastiri. Si hubiese sido prohibido por otro presidente de más categoría, uno se pondría más contento. Al segundo libro lo prohibió Isabel Perón, y ya a los demás los quemaron los militares. Quemar libros es como abusar de los niños: es una cobardía, porque no se pueden defender.
Fue declarado "persona no grata para el Senado de la Nación" por esta cámara del Congreso Nacional por haber presentado un proyecto, como ciudadano, de unir las dos Patagonias, la argentina y la chilena, como primer paso para el Mercado Común Latinoamericano.

Dato Curioso: hace un par de años se me dio por leer un libro sobre la historia de un anarquista argentino, Severino Di Giovanni, sobre quien este hombre escribió un par de ensayos -por considerarse él también anarquista-. Qué loco cómo encuentro el anarquismo!!!! en mis ciertos caminos inciertos......!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante el articulo del padre.
Ahora, yo me cuidaría de estigmatizar al pingüino por lo que fue su padre. Considero que Kirchner es un facista del año cero disfrazado de progre, pero es preferible exponerlo por su propio fascismo que por los de sus antepasados, por más recientes que estos sean. Es como si a mi se me juzgara de borracho por mi viejo, o se me culpara de inducirlo a tomar.
Aún así, la historia es elocuente. Interesante el artículo.

Lucas dijo...

Feliz día del Periodista!

Silvia dijo...

che locooo a ver si se identificannnn q mala onda q no pongan el nombre... (quiero saber quien tiene un padre borrachin) jajaj
no, seriously: sólo me pareció curioso porque bueh: No fue un tranfuga común, sino usurero y tratante, proxeneta, como quieras llamarlo........ y todo en Santa Cruz..! me parece complicado q años más tarde un familiar salga de alcalde en la misma provincia... y habiendo sido montonero. Digamos q si no los estigmatiza uno se estigmatizan solos!!! :S
Es como que NUNCA hicieron las cosas por derecha? -y no digo q sean DE derecha -ni yo lo soy-, sino LEGALMENTE, con papeles-. Y eso me da que pensar.

Lucas: gracias....!!!!!! Idem;)

Marina la Marinera dijo...

solo algunas frases de la sabiduria popular:

"me extrania arania...

... que siendo mosca no me conozca!"

"para muestra basta un botòn"

o sino:

"por sus obras los conocerèis"

saludos!