24.10.11

Agradezco el vivir en un país esencialmente carnívoro.
Especialmente con tanta boga del vegetarianismo, etcetcetc.
No hay como un BUEN pedazo de bola de lomo,
como del que existe acá, jugoso y sabroso,
encontrable en cualquier mercado/campo/almacén/carnicería,
hacerlo a la plancha/al horno/a la sartén/asado
y volver al canibalismo inicial,
un lunes llena de hambre,
vuelta del trabajo,
y que sólo baste un puñadito de sal con especias
para hacer de este el más delicioso manjar de la Argentina.

Y si tuviera que matar a una pobre vaca para degustarla,
no me lo pensaría dos veces.

Amo la carne en todas las dimensiones que se me presenten.


.

2 comentarios:

martin charruff dijo...

concuerdo con ud señorita,aparte el vegetiarismo se volvio una moda tan berreta...

Silvia R dijo...

coincido. en definitiva el vegetariano se está comiendo la comida de las vacas.