18.10.11

.

La quería.

Tanto, que si ella no estaba en el subte,

donde la veía siempre,

cambiaba de vagón.

No podía tolerar viajar sin encontrársela.



~~~~~~~~~~~~~~
.

3 comentarios:

Carz dijo...

Ché, últimamente me recordás demasiado a Ángel:

ESO ERA AMOR

Le comenté:
—Me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
—¿Te gustan solos o con rimel?
—Grandes,
respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas.


Peregrinar por vagones o arrancarse los ojos... ¿quién podrá dudar entre una desdicha u otra? (parafraseando a Sade..)
Un beso.

Silvia R dijo...

Uff.... Sade... Enigma... hace unas semanas quise ver la película con Geoffrey Rush pero empecé y la dejé por "oscura". Aunque es difícil negar la oscuridad.

Neurótica dijo...

Toque al corazón. Hermoso